“49 Charcos de tinta” de David Esteban

Hoy pongo a vuestra disposición más que un libro un tesoro de la poesía contemporánea.

Se trata de “49 Charcos de tinta” del escritor David Esteban Andreu.

Hacía tiempo que unas palabras, unos versos bien hilados, una retórica tan exquisita no me deleitaba de una manera tan intensa.

Los poemas que conforman la obra son extraordinarios: desde el corazón, agarrando el alma con fuerza y con dulzura, transmitiendo la inquietud y serenidad justas para expresar el equilibrio entre los sucesos cotidianos y las increíbles emociones que los acompañan.

Las temáticas de siempre (el amor, el desamor, la vida) reinventadas en rimas sencillas que arrasan los pensamientos y embelesan.

Una obra maestra digan de los autores clásicos.

Os dejo unos versos para que podáis juzgar por vosotr@s mism@s:

“Si alguna vez…

Si alguna vez hubiéramos sido

lo que nunca fuimos o lo que nunca seremos,

hubiéramos paseado , no lo dudo, mariposas

y nerviosas sonrisas de manos inquietas.

Y habríamos sido tormenta de sentimientos,

y relojes derrotados, tristes, sin saber qué hacer.

Hubiéramos sido un millón de noches en vela,

y también mil tardes apestando a rutina.

Habríamos sido, por más que me pese,

como otros tanto: tardes y veranos,

una, o cuatro fiestas,  una vez al año.

Hoy tú con los niños y mañana yo.

Costumbre y ternura,

tenue mansedumbre,

familia y colchón.

Todo eso seríamos si hubiéramos matado la sombra de la duda.

Si hubiéramos cogido aquel incierto tren.

Si hubiéramos respondido a la pregunta de “¿Y si…?”.

Todo eso habríamos sido tú y yo.

Prefiero soñar con la incertidumbre.”

Espero que os guste.

Un abrazo afectuoso, Sara

El poder de la palabra

Palabras, origen de acuerdo entre las personas para expresarse y poder unirse con un objetivo común.

Palabras, fuente de caos en las lenguas que se dispusieron desde Babel, la torre que pretendía llevar a los humanos hasta el cielo.

El cielo alcanzado a través de las palabras que no hacen sino arrastrarnos al infierno de la confusión.

Palabras, concebidas para hacernos la vida más fácil.

Palabras. utilizadas con tanto yerro que nos hunden en el pozo de la desesperación.

Palabras que son mentiras premeditadas, mentiras piadosas, medias verdades y verdades a bocajarro.

Palabras que ilusionan.

Palabras que hieren.

Palabras no dichas.

Silencios que se clavan como estacas.

Palabras mal dichas.

Palabras dichas con buenas intenciones.

Palabras malinterpretadas.

Palabras que nos faltan para expresar lo que surge en nuestras cabezas y corazones.

Palabras que nos sobran.

Exceso de palabrería.

Ignorancia e inocencia.

Palabras mal usadas.

Palabras pensadas durante meses que luego no significan nada.

Palabras que surgen de las bocas inquietas, impulsivas, mal pensadas.

Palabras que no dicen nada y lo dicen todo. Libertad de expresión.

Palabras que dicen todo y no dicen nada. Libertad de interpretación.

Confusión en barquitos de papel llenos de garabatos que se deshacen en el agua.

Palabras como verdugos desalmados de causas perdidas.

Todos provistos de armas blancas en forma de palabra como filos de navaja

que hieren con alevosía o con el candor de la simpleza.

Cuánto daño por letras hiladas con forma de cañón  y artillería.

Batallas iniciadas, asesinatos a sangre fría, de emociones y sentimientos

por palabras mal comprendidas o, simplemente, no expresadas.

Quizá sólo una elucubración de una mente atormentada por demasiadas guerras perdidas

entre palabras y palabrería.

El poder de la palabra. El poder más extraordinario para hundir en la tristeza o la mayor alegría.

Y sólo son palabras…

 

Os recomiendo echar un vistazo a “¿Es el enemigo? La eficacia de comunicarte” para conocer y manejar el poder de la palabra.

Reflexión y fotografía de Sara de Miguel.

Emergencias: anécdotas curiosas

Curioseando por Amazon me he encontrado con un libro que me ha llamado inmediatamente la atención.

Como veis tiene una portada espectacular, que transmite un cúmulo de sensaciones tan variopintas como las historias que nos aguardan en sus páginas.

Es un libro breve pero intenso. Recoge las experiencias de una trabajadora del SAMU-061 en su labor diaria, y como bien señala la misma autora, se trata de situaciones absurdas muy, muy divertidas.

La introducción es muy acertada para contextualizar y que el lector se adentre en el misterioso mundo de las emergencias médicas. Las historietas en sí son desternillantes.

Lo cierto es que como lectura amena (el libro se lee en un momento) cumple su cometido: es entretenido y te saca auténticas carcajadas.

Personalmente considero que tiene especial reconocimiento el respeto que Mery Bell muestra por su profesión y sus compañeros de los servicios de emergencias a lo largo del escrito.

Muy recomendable para amenizar y reír a gusto. Humor sanitario a raudales.

Si os apetece una lectura diferente lo podéis encontrar en “Emergencias: anécdotas curiosas”.

 

“13 Almas” GRATIS

Aquí os dejo un regalo con amor.

El libro que cambiará tu vida y la vida de las personas que amas GRATIS hasta el próximo martes día 19 de febrero. Accede al regalo literario “13 Almas”.

Descarga, lee, comparte, regala y disfruta de mis experiencias y aprendizajes.

Si te apetece deja tu opinión en Amazon, en mi página web, mi perfil de Facebook o en tu propio Blog o página web.

¡Estaré encantada de conocer tus impresiones y muy agradecida por tu apoyo!

“Resulta curioso que cada vez que alguien me pregunta a qué me dedico, y contesto que soy psicóloga de cuidados paliativos, automáticamente se cambia de tema. Casi nadie me pregunta por mi trabajo, casi nadie quiere oír hablar de enfermedad, ni mucho menos de muerte, cuando lo único seguro en nuestra vida es que moriremos. Mi nombre es Sara, y mi mayor aprendizaje estos años ha sido que si escucháramos más a las personas que se acercan a la muerte, les ayudaríamos a morir mejor. Y sobretodo, que si escucháramos más a las personas que se acercan a la muerte, aprenderíamos a vivir mejor.”

¡Feliz día!

 

Detalles

Aprovechando la fecha “señalada” del calendario, que nos invita a manifestar nuestro amor, comparto una reflexión sobre un tema importante en las relaciones: la atención a los DETALLES. Y de ahora en adelante en el presente texto donde pone relación quisiera generalizar a cualquier persona por la que sintamos afecto de nuestra vida (pareja, hijos, otros familiares, amistades, etcétera).

Cada persona siente, vive, piensa y se comporta diferente. Por lo tanto la importancia que le da a los detalles será diferente.

Si la otra persona de tu relación no es detallista y te gustaría que lo fuera, díselo, y dale opciones y alternativas para que sepa cómo hacerte detalles que te resulten significativos para ti. O al contrario, si no eres detallista y la otra persona sí, pregúntale si eso le supone malestar, y qué podrías hacer para que se sienta mejor. Básicamente favorece la comunicación.

Los detalles son una manera preciosa de reforzar a las personas con las que tienes algún tipo de relación afectuosa, y de que la otra persona te refuerce. Es una manera de demostrar interés y generar emociones positivas intensas. Pero también es una inversión de tiempo, esfuerzo y (cuando son materiales) dinero, por lo que asegúrate de que ambos expresáis vuestros gustos y apetencias respecto a los detalles.

No olvides que hay detalles que son gratis: los halagos y alabanzas.

No desaproveches la oportunidad de reconocer a las personas que estimas todo lo que te gusta de él o ella. Habla de lo que no te gusta o te genera malestar en pequeño (mediante la crítica constructiva y las discusiones positivas), y habla de lo que te gusta y te hace sentir bien en grande (mediante los halagos, las alabanzas y los refuerzos).

Recuerda que somos lo que hacemos: si tus hábitos comunicativos y conductuales tienden a generar malestar, generas y activas huellas de memoria negativas. Si, por el contrario, tus hábitos comunicativos y conductuales tienden a generar bienestar, generas y activas huellas de memoria positivas.

Una relación sana, estable y satisfactoria es en la que el bienestar del otro es igual de importante que el tuyo, y viceversa. Tú eres el responsable de tu parte, y tú eliges cómo deseas que se sientan los demás respecto a ti.

Al final lo único importante no es ser, ni tener, relaciones perfectas, es ser y hacer relaciones FELICES.

Fotografía y texto de Sara de Miguel.

Extraído y adaptado de “¿Es el enemigo? La eficacia de comunicarte”.

¡Feliz día!

Retorcida

“Retorcida” es el título que da a su ópera prima la bloguera y escritora Paula de Grei.

Ese mismo título nos lanza un primer mensaje de lo que vamos a encontrar en la lectura: la mente “retorcida” de una joven a la que le sobrevienen singulares circunstancias en su vida cotidiana (no haré spoilers que la historia bien merece ser leída).

Reconozco que no es el tipo de literatura que suelo consumir y sin embargo me enganchó en las primeras páginas. El tono cercano, el vocabulario ordinario, sin ínfulas, y los escenarios corrientes hacen que te sumerjas con facilidad en narración.

El relato intriga y divierte a partes iguales. La sucesión de situaciones tan frecuentes en la vida actual (contactos por redes sociales, relaciones de pareja con incertidumbres y dudas autogeneradas, decisiones vitales y no tan vitales que dan un giro a nuestras existencias) narradas desde la excentricidad y la originalidad de las experiencias autobiográficas de la autora entretienen sobremanera a la vez que te permiten introducirte en todo un mundo de introspección emocional y psicológica realista y muy interesante.

Por mi parte me siento muy satisfecha con haber sido partícipe (porque la autora te hace sentir parte de la historia a un nivel muy íntimo) de las retorcidas andaduras de Paula de Grei.

Quedas con mi agradecimiento por haber compartido con el mundo tu historia.

Si os apetece echar un ojo al libro lo podéis encontrar aquí: “Retorcida”.

Un saludo y buena semana,

Sara de Miguel

Una bonita reseña de “13 almas” por Paula de Grei

Una bonita reseña de “13 Almas” por Paula de Grei. No dejéis pasar la oportunidad de visitar su página web Paula de Grei.

Paula De Grei

13 Almas - Sara De Miguel

DATOS

  • Título: 13 Almas
  • Autora: Sara de Miguel
  • Editorial: Autopublicado
  • Páginas: 148
  • Género: Biográfico/Autobiográfico
  • Formato: Electrónico y papel en Amazon
  • Web: https://sarademiguel.net/

SINOPSIS

Resulta curioso que cada vez que alguien me pregunta a qué me dedico, y contesto que soy psicóloga de cuidados paliativos, automáticamente se cambia de tema. Casi nadie me pregunta por mi trabajo, casi nadie quiere oír hablar de enfermedad, ni mucho menos de muerte, cuando lo único seguro en nuestra vida es que moriremos.
Mi nombre es Sara, y mi mayor aprendizaje estos años ha sido que si escucháramos más a las personas que se acercan a la muerte, les ayudaríamos a morir mejor. Y sobretodo, que si escucháramos más a las personas que se acercan a la muerte, aprenderíamos a vivir mejor.

RADIOGRAFÍA

13 Almas es un libro autobiográfico, donde Sara nos cuenta de una forma muy cercana…

Ver la entrada original 109 palabras más

Duelo

“Rosa había perdido a Felipe.

A nivel emocional, se había aislado del mundo, evitaba su propio dolor. Como ella misma decía “Me meto en mi búnquer, y si no pienso, ni siento, no me duele tanto”. Pero era una percepción irreal. Porque doler, le dolía igual, aunque así no lo hacía tan patente.

Pasó por muchas fases diferentes. El duelo no es un proceso ni estructurado ni secuencial. Unos días venía enfadada con el sistema de salud y con los médicos por no haber podido salvar a Felipe. Otros venía enfadada con Dios. Otros días venía tan triste que casi no podía ni hablar, sólo lloraba desconsolada. A veces odiaba la vida, otras veces la odiaba más. La mayor parte del tiempo hacía una negación beligerante de sus propias emociones. Las pocas veces que aceptaba sus propias emociones se hundía en un pozo de desesperación y de sinsentidos filosóficos y psicológicos de la vida. Para mí, como profesional, era horrible ver que hiciéramos lo que hiciéramos, apenas avanzábamos. Como persona, yo sufrí con ella el dolor de la ausencia de Felipe. A través de Rosa, le conocí como si hubiéramos sido amigos en vida. Me dolía también su pérdida…”

Extraído de “13 Almas”

Sara de Miguel

Pseudo-relaciones y relaciones tóxicas

PSEUDORRELACIONES Y RELACIONES TÓXICAS

¿Pseudoqué? Vaya palabreja. Mejor me explico: “pseudo” significa “casi”o “parecido” cambiando el significado a la palabra que acompaña. Pseudorrelación significa un contacto entre dos personas que es casi una relación pero en realidad no lo es, aunque lo parece. En nuestra cultura y sociedad es cada vez más frecuente tener pseudorrelaciones: relaciones que lo parecen pero no lo son.

¿Te suenan los “rollos”? Dos personas que están “liadas” durante un tiempo pero no son pareja. ¿Te suenan los “conocidos”? Personas con las que tienes una relación similar a una amistad pero que no llega a ser una amistad.

Este tipo de pseudorrelaciones responden a dos causas principales. La primera es social: cada vez se establecen menos vínculos profundos y más superficiales que responden a necesidades instrumentales (esto es, utilizas a las personas porque necesitas algo de ellas). La segunda es que los estereotipos de libertad y diversión han cambiado hasta el punto de confundir libertad con libertinaje y diversión con exceso.

Me explico: la libertad es poder decidir y elegir qué haces de una manera responsable. El libertinaje es el desenfreno sin control y sin ser consecuente o responsable de los propios actos.

Por su parte, diversión es pasarlo bien, mientras que exceso es llevar la diversión a los extremos en los que supone perder el control conductual o emocional.

Esto nos ha llevado a un punto en el que cada vez tienes más conocidos y menos amigos, y cada vez te diviertes menos porque te involucras demasiado en actividades o conductas potencialmente peligrosas para tu salud física y mental porque las hacen esos conocidos y porque socialmente están de moda.

Por ejemplo, es demasiado habitual que se produzcan más infidelidades porque responden a una apetencia momentánea, eligiendo libertinaje en vez de libertad, y exceso en vez de diversión. O cada vez se bebe más alcohol o se consumen más drogas por el mismo motivo. Quizá te lo puedes pasar igual de bien, o incluso mejor, pasando más tiempo con amigos haciendo actividades positivas, pero socialmente no es “tan guay” ir de excursión o visitar museos como salir de marcha o “ir de flor de flor”.

NO CONFUNDAS RELACIONES CON PSEUDORRELACIONES. Eres libre de tener las relaciones y pseudorrelaciones que desees y que te hagan sentir bien y feliz. Sin embargo, evita etiquetar como amistad una relación instrumental con una persona que sólo sirve para salir de marcha. O evita etiquetar como pareja una relación que sólo sirve para saciar las apetencias sexuales. Si confundes con frecuencia las relaciones con las pseudorrelaciones, tenderás a confiar en exceso, compartir intimidades y dedicar demasiado tiempo y esfuerzo a personas con las que no mantienes una relación, que no te van a corresponder, y que pronto o tarde te harán sentir frustrado/frustrada e infeliz.

Hay dos pautas principales que pueden ayudarte a gestionar las pseudorrelaciones:

– ESTABLECER VÍAS DE COMUNICACIÓN EFICACES. Da igual qué tipo de pseudorrelación estés teniendo, expresa claramente lo que deseas de esa relación y cuándo lo deseas para que la otra persona esté informada siempre de tus expectativas. Como toda relación puede cambiar con el tiempo (de “rollo” se puede pasar a pareja, o de “conocido” a amistad), pero asegúrate hablándolo con la otra persona de que es un cambio mutuo y que la relación que crees que estás teniendo es real.

Si es mutuo, tanto en términos de relación o de pseudorrelación, fantástico, porque ambos esperáis lo mismo.

Sin embargo, si no es mutuo, plantéale qué tipo de relación te gustaría que fuera, y pon en común las posibles expectativas de futuro. La otra persona es libre de decidir si es lo que desea o no.

Tú no decides por nadie, pero sí decides si te comunicas eficaz y sinceramente con esa persona y si aceptas las condiciones de esa pseudorrelación o relación o no.

– ACEPTAR EL CARÁCTER INSTRUMENTAL DE LAS PSEUDORRELACIONES Y RELACIONES. Cuando hablamos de amistad, pareja y familia nos referimos a relaciones en las que amamos a esas personas y deseamos, por encima de todo, su bienestar. Por supuesto, esperamos una reciprocidad: que esas personas nos amen y nos deseen bienestar y felicidad. Cuando sabes que pase lo que pase (aunque haga mucho tiempo que no os hayáis visto, o hayáis tenido algún problema o conflicto) puedes contar con el respeto o apoyo de esa persona, es que tienes una relación con él o ella.

Por el contrario, cuando una persona es adecuada para compartir una parte de tu vida, aficiones o actividades concretas (por ejemplo, salir de marcha, o ir a jugar al fútbol, o de compras) pero no recurres a ella en caso de necesitar una fuente de confianza, apoyo, comprensión o respeto en todos los ámbitos de tu vida, se trata de una pseudorrelación.

En tu vida seguro que tienes varias relaciones y muchas pseudorrelaciones, simplemente acéptalas como lo que son, disfrútalas como lo que son, y no esperes de una pseudorrelación lo propio de una relación, porque es injusto y frustrante para ambos. Naturaliza los diferentes tipos de personas, su “función” en tu vida, y te evitarás muchísimos problemas prácticos y emocionales a lo largo de tu existencia.

Mención aparte son LAS PERSONAS O RELACIONES TÓXICAS.

Una persona tóxica tiende a hablar en exceso sobre sí misma, centrando el mundo en su ombligo y potenciando su ego por encima de los demás.

Normalmente se centran en todas las cosas malas que les ocurren, dramatizando los acontecimientos de su vida cotidiana y envolviendo su alrededor de pesimismo.

Además suele asumir el rol de víctima, pretendiendo ser siempre el centro de atención, y sin tener en cuenta su parte responsable en las cosas que le suceden y sin motivar cambios que le lleven a mejorar las situaciones que le generan malestar.

Suelen culpabilizar a los demás de sus problemas, y expresan constantemente su infelicidad.

Finalmente, actúan como auténticos “VAMPIROS EMOCIONALES”, absorbiendo el tiempo y el esfuerzo de los demás en su beneficio propio. ¿Te suena? Seguro que conoces a alguien así.

Todos pasamos por malos momentos y a todos nos pasan cosas malas, porque hay muchas cosas que nos ocurren que no las elegimos, simplemente vienen.

La diferencia es la actitud que presentas frente a lo que te sucede: si aceptas que hay cosas que te suceden que dependen de ti, y dedicas tiempo y esfuerzo a cambiarlas, estás en el camino adaptativo.

Si aceptas que te suceden cosas que no dependen de ti y dedicas tiempo y esfuerzo al afrontamiento emocional, estás en el camino adaptativo.

Quejarse, dramatizar y recurrir a los demás con demandas excesivas de apoyo emocional frente a lo que uno mismo debe asumir a la larga establece un hábito de toxicidad propio y en tu entorno.

Es importante identificar a las personas tóxicas que puedan estar en tu vida, porque te absorben las energías y te impiden vivir tu propia vida con naturalidad. Además normalmente te arrastran a círculos viciosos de libertinaje y excesos (porque son personas más propensas a la impulsividad que una persona estable y sana emocionalmente) que a la larga no te benefician, y tienden a exigir exclusividad o una demanda elevada de atención que te aleja de otras personas importantes de tu vida porque no soportan compartir tu cariño o afecto con los demás.

Independientemente de que todos podemos pasar por malos momentos, y estar más pesimistas o necesitados de atención, intenta no convertirte en una persona tóxica ni dejes que una persona tóxica tome las riendas de tu vida.

Al fin y al cabo, tú no decides lo que hacen los demás, pero sí decides que haces tú.

Aprende a DECIR NO cuando quieres decir no, justifícalo y exprésalo asertivamente si lo consideras necesario, pero no dejes que nadie decida por ti.

(Extraído de el libro “¿Es el enemigo? La eficacia de comunicarte”).

¡Feliz miércoles y a tener relaciones sanas y hermosas!

Sara de Miguel

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑