Mi Sheriff

sheriff.jpg

Había perdido toda esperanza. Una dama como yo jamás sobreviviría en el salvaje oeste. Se acumulaban las penurias, los fracasos y las mentiras. Poco a poco se me endurecía el corazón.

Me acostumbré a verme rodeada de esas pequeñas bolas de ramaje seco, que se mecían de un lado a otro a merced del aire y que acompañaban mi soledad.

En la calle hacía frío, y todos me daban miedo.

Cualquiera podía ser un forajido que me robase el alma.

Y en casa se amontonaban los recuerdos tristes y el desorden en los armarios.

Entonces llegaste tú. Habías llegado hace tiempo, pero supiste esperar a que mi ojos pudieran verte. Esperaste a que tus propios fracasos, penurias y miedos hubiesen cicatrizado.

Eres el Sheriff. Impusiste la ley de la confianza, de la amistad, del amor y de la pasión.

Mi mundo ha cambiado. Luces como el sol de mi mundo, desprendes luz y calor. Ya no hay vientos traicioneros. Ya no hay soledades, ni forajidos. Mis armarios están limpios y vacíos, esperando que nuestras vivencias los llenen de recuerdos nuevos y hermosos.

Yo he cambiado. Me siento fuerte y protegida a tu lado. Me siento segura y confiada. Me siento entusiasta y feliz. Sé que ya no tengo nada que temer, ya puedo vivir tranquila porque tú has llegado y nos amamos como nunca habíamos amado.

Juntos podemos con todo.

Eres el Sheriff que se atrevió a poner orden en mi salvaje oeste.

Eres mi Sheriff y te amo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s