Tu nombre

Mi felicidad tiene un nombre.

El tuyo.

 

Anuncios

No te detengas. Vive con pasión.

PRINCIPIO PARA SER FELIZ II

No te detengas.

Vive con pasión.

Creces hacia el cielo como un árbol,

te transformas en mariposa,

brillas como una estrella

y destilas hermosura como una flor.

A cada paso tomas aire,

disfrutas del camino,

sueñas,

y luchas por tus sueños.”

Extraído de “9 Principios y ningún final”. ¡Feliz viernes!

Por verte sonreír

mariposa.jpg

Antaño quedó el día que llegaste a mí

hastiado de recuerdos tristes.

Nuestras hazañas nos enlazaron por caminos exóticos

y ahora transitamos juntos en la aventura de la vida.

Hemos dejado atrás nuestros miedos

y nuestras penurias

para volver a ser felices.

He comprendido que puedo ser

una majestuosa y efímera mariposa,

o una tosca y sempiterna tortuga

siempre que mi tiempo sea contigo.

He cambiado mis utopías

porque es mejor cumplir nuestros sueños.

Puedo renunciar a cualquier obsequio

porque tú eres mi futuro.

La vida es maravillosa a tu lado

y tu sonrisa es mi mejor regalo.

 

Fotografía y poema de Sara de Miguel.

¡Feliz jueves!

Carta (viral) a mi optimismo

optimismo.jpg

A veces debo protegerme de mi propio optimismo.

De su entusiasmo,

de su ilusión,

de su amarga sinceridad

y su calidez emocional.

Porque la vida no siempre da lo que mereces,

porque siempre habrá malas personas,

porque el karma no existe

y, por mucho que lo desee,

lo mejor para los que más quiero,

incluso para mí misma,

no siempre llega.

A veces debo protegerme de mi propio optimismo

para no caer en la desilusión,

en el desencanto

y la desesperanza de la vida real.

A veces el optimismo intenso,

mi excesivo optimismo,

es mi propio enemigo…

Fotografía y texto de Sara de Miguel.

El día de los hijos

refugio.jpg

Dicen que hoy es el día de la madre.

Yo digo que se equivocan:

es el Día de los Hijos.

Sin vosotros nada tendría sentido.

Sois el motor de mi existencia,

el aliento en los momentos de flaqueza,

la mayor alegría de mi vida

y más hermoso refugio.

Dicen que ser madre es un trabajo agotador que no se paga.

Yo digo que se equivocan:

ser madre es el regalo más precioso que se pueda imaginar

y vuestras sonrisas tienen un valor que no se puede calcular.

Así que no hoy no me felicitéis.

Os felicito yo a vosotros, mis hijos,

por ser mi más grande motivo de orgullo

y mi don más preciado.