Nuestras vacaciones mentales

¡Buenos días de lunes!

Hoy os presento un escrito muy especial. Se trata de un intercambio de impresiones entre la gran coach personal Lola Caulín y una humilde servidora sobre la necesidad del espacio-temporal para uno mismo en el día a día.

Se trata de una colaboración en forma de carta tradicional, de esas que apenas ya se estilan, pero cargadas de la realidad y emotividad necesaria para llegar a lo más profundo del alma.

Os invito a leernos y reflexionar sobre un tema tan sumamente importante y que no está suficiente reconocido y valorado en nuestra sociedad.

Un abrazo afectuoso a todos los lectores y esperamos que os guste.

Sara

Querida Sara:

En este maravilloso viaje llamado vida, estoy aprendiendo a ser “observadora de humanos”. Observo, escucho, visualizo y me doy la oportunidad para intentar conocer a la persona que tengo delante con tan solo unos minutos de conversación.

Me he dado cuenta de algo amiga, que hay muchísimas personas a las que les pregunto: ¿qué haces para salir de la rutina diaria? ¿Que te gusta hacer? Y no saben que contestar, porque no se han planteado que hacer con su tiempo libre.

Hace unos días, escuché a una señora decir que le encantaba leer el periódico por la mañana, después del desayuno, pero que se sentía culpable porque no le dedicaba el tiempo suficiente a su casa. Veía tiempo perdido en algo que le gustaba. Ésto me costó entenderlo porque sinceramente pienso que es una lección de vida buscar tiempo para dedicarlo a lo que mas te gusta… Algo similar a dedicarte amor a ti misma.

También me he encontrado a personas que hacen de su hobby una verdadera obsesión sin dar tregua siquiera a dedicar tiempo a otras cosas o tener otro tipo de conversación: se hacen tan pesadas que lo único que quieres hacer es huir para que no te taladren incesantemente.

Por otro lado, estamos las personas que hemos aprendido a tener ·vacaciones mentales diarias.

Me desconecto de todo cuando escribo, cuando leo, cuando paseo a mi perro, cuando hago pan o bizcochos…

He sido consciente y he comprobado de lo sanador que es poder hacer lo que mas me gusta, lo que amo, sin obligación. Solo por el hecho de que me encanta, y esto me produce emoción y alegría.

¡Qué bonito va a ser cuando el equilibrio entre la obligación y el placer se den la mano para que nuestro bienestar interior sea perfecto!

Hasta pronto amiga, abrazos, Lola.

———————————————————————————————————————————————————

Querida Lola,

Tus palabras me agitan y conmueven a partes iguales. Hoy en día hay que nadar a contracorriente para que las personas se quieran y se cuiden como merecen y, o no se sientan mal por ello, o no se obsesionen con una mera afición como si fuera el objetivo de sus vidas.

Lo cierto es que nuestro estado de ánimo depende de lo que hacemos cada día. Si sólo hacemos actividades obligatorias, por muy necesarias que sean, nuestro estado de ánimo está bajo mínimos. Es un factor de vulnerabilidad para sufrir tristeza, cansancio emocional e incluso depresión. Además, puede hacernos entrar en un círculo vicioso en el que cuantas menos cosas agradables hacemos, menos ganas tenemos de hacer nada porque nos sentimos agotados/agotadas y bajos/bajas de ánimo. Al final es fácil acabar siendo una especie de fantasma que pasa los días cumpliendo con todo menos con uno mismo.

Todos necesitamos un tiempo, aunque sea pequeño, para nosotros mismos. Tú necesitas tiempo para ti. Te ayuda a coger fuerzas y perspectiva en tus obligaciones diarias y, sobretodo, te hace disfrutar de la vida, que al fin y al cabo debería ser una de nuestras prioridades.

No dejes tus obligaciones, no dejes de cuidar de tus personas cercanas y queridas, no dejes de cuidar tu casa (que es tu refugio y tu templo), pero tampoco dejes de cuidarte a ti. Cuanto mejor estés tú de estado de ánimo, mejor podrás cumplir con tus obligaciones y cuidar de las personas que quieres.

A todas las personas les propondría hacer este ejercicio para facilitar la activación conductual: haz una lista de actividades que consideras placenteras. Una lista larga. Cuantas más actividades, mejor. Y no sólo incluyas las que te agradan ahora, incluye también las que te han gustado en otras épocas, además de actividades que no has realizado nunca pero que crees que te podrían gustar. Pueden ser actividades muy sencillas y accesibles, por ejemplo, darte un baño con sales, velitas y música, o actividades mucho más complejas, por ejemplo, viajar a un lugar deseado.

Empieza por organizar cualquiera de las más pausibles. Organizar significa buscar el momento, lugar, personas implicadas (si precisa de compañía, claro), presupuesto, etc. Y hazla, haz la actividad que te gusta, bien organizada, y disfrútala.

Finalmente, acostúmbrate a buscar tiempo para ti, para hacer las actividades que consideras agradables o satisfactorias, y verás cómo cambia tu estado de ánimo. Incluso haciendo más actividades a lo largo del día, la semana o el mes, te sentirás con más energía para poder afrontar tu día a día.

Estás aquí, estás vivo, y tu misión, entre otras muchas, es ser feliz. Elige, pues tú decides quién eres y qué haces con el regalo tan precioso que es vivir.

Gracias Lola por darme la oportunidad de hacer esta valiosa reflexión y compartirla.”

4 comentarios sobre “Nuestras vacaciones mentales

Agrega el tuyo

  1. Exactamente. A mí me encanta tomarme un descafeinado cargado en el bar que hay cerca de mi casa. Me recarga las pilas. Hay personas que no entienden esto. Dicen que así pierdo mucho el tiempo. Yo pienso que lo gano. Aquí se me han ocurrido muchas cosas para escribir,que es mi pasión

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: