Latidos

IMG_20160402_163626.jpg

Hasta los árboles lloran

lágrimas de hojas negras

ante la desolación,

más inmensa que cualquier océano,

por los latidos que se apagan

antes de haber nacido.

Fotografía y texto de Sara de Miguel.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑