Gracias a la música

 

Vivo la vida

con sus muros y sus dificultades

como si fuera una bella melodía.

Bailo a su son,

me deslizo entre sus notas,

vuelo libre como un pájaro

gracias a la música.

Me entrego a ella

sin zozobra,

vivo mecida en su regazo

y me devuelve, apasionada,

una sonrisa en canción convertida.

El más hermoso arte

que me hace vibrar el corazón

y convierte mi alma

en una hermosa sinfonía.

 

Fotografía y poema de Sara de Miguel.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑