Repartir amor

Hubo un tiempo antaño en el que los humanos vivían en comunidades pequeñas. Eran pocos, tenían escasos recursos y su supervivencia dependía básicamente de la COLABORACIÓN.

Hoy en día en las sociedades occidentales somos muchos, tenemos multitud de recursos y, a pesar de las comodidades que ésto nos supone, nos centramos en COMPETIR como medio de supervivencia social: tenemos que ser los primeros y los mejores en los estudios, en las actividades de ocio, en el aspecto físico, en nuestros respectivos roles familiares (el mejor padre/ la mejor madre/ el mejor hijo, etc.), en el trabajo, en las redes sociales, y un largo etcétera.

De hecho una persona adulta pasa más tiempo de media en destacar sus logros y virtudes, y criticar los de otros, en los medios sociales que en contactos reales.

Desgraciadamente los “likes” han pasado a ser más importantes que ver a las personas que nos los “dan”, y la educación se basa en el éxito personal en vez de en el mérito del esfuerzo o la ganancia del equipo o del conjunto.

Sé que el proceso que ha llevado a la humanidad a este deplorable estado, (resumiendo al máximo) ha sido el ansia de poder que ha marcado nuestra historia a lo largo de los siglos. Sin embargo no tengo tan claro cual sería el proceso para retomar los valores éticos y morales necesarios para recuperar la empatía, el respeto y la comprensión a nivel global. Creo que no hay una única estrategia y que depende del acto de conciencia de cada uno con sus propias conductas.

Por mi parte, ofrezco amor al mundo. Amor en forma de reflexión y apoyo psicológico, en forma de literatura, en forma de poesía, en forma de música, en forma de imágenes y de palabras.

Es un grano de arena diminuto en el mar del mundo. Pero es mi grano de arena y quiero que viaje con el oleaje a todo aquel que desee leerlo y sentirlo con el corazón. Animo a cualquiera que se sienta identificado con este mensaje a que aporte su granito de arena y lo difunda.

Repartamos palabras de amor incluso en el ocaso decadente del otoño más austero.

Repartamos amor.

 

Imagen y texto de Sara de Miguel.

Fiel

Habían cientos de candados en el puente.

Todos y cada uno de ellos representaba una promesa de amor eterno entre dos personas. Un amor perfectamente equilibrado entre el cariño, la pasión y la confianza.

Es extraño como en ocasiones la vida da vueltas y giros inesperados y lleva a las parejas a situaciones que, de entrada, nadie consideraría como probables, y sin embargo se presentan y desmontan los compromisos de afecto sempiterno, convirtiendo los sentimientos en algo pasajero y efímero.

Imaginemos una pareja: se conocen, se enamoran y pactan todo un futuro juntos que prevén único, especial y feliz.

Ojalá siempre fuera tan sencillo… Pero podría pasar que uno de ellos conociera a otra persona, y se enamorase. ¿Debería seguir con su promesa inicial? ¿Debería abandonarla e iniciar una nueva promesa con su nuevo amor? ¿Qué garantía hay de que, en tal caso, no pudiera volver a suceder a alguno de los dos que se enamoren en cualquier otro momento de cualquier otra persona?

En todo caso continuar una relación cuando no se ama, es una cárcel de amargura y tristeza.

También podríamos imaginar otro escenario: ambas personas de la pareja se aman, pero uno de ellos decide en esta era de postmodernidad y relatividad de conceptos, mantener relaciones fuera de la pareja con otra u otras personas, sin el conocimiento o aprobación de su compañero o compañera. ¿Debería seguir con su promesa inicial? ¿Debería abandonarla e iniciar una vida más libertina acorde a sus ideales sexuales? ¿Qué garantía hay de que, en tal caso, pudiera encontrar personas adecuadas con las que mantener este tipo de relaciones sin que generase problemas emocionales a nadie?

En todo caso continuar una relación en la infidelidad se transforma en un sinsabor de angustia y culpabilidad, y en un pozo de lujuria desencaminada.

En otra tesitura imaginemos dos personas enamoradas una de la otra. Además ambos creen en la fidelidad (o la infidelidad) en la misma medida. Se compenetran rozando la perfección. Pero nunca se confiesan su amor por falta de confianza en la reciprocidad. E incluso en la mejor de las expectativas al principio de la relación se expresan con frecuencia e intensidad su amor desmedido, pero el hábito y el exceso de confianza hacen que con el tiempo dejen de hacerlo, porque dan su amor y afecto por supuesto. ¿Deberían seguir con su promesa inicial? ¿Deberían abandonarla para volver a valorar los sentimientos que les unieron y les instase a manifestarlos de nuevo? ¿Qué garantía hay, en tal caso, de que no se volviera a repetir en breve la tediosidad de la certidumbre y el consecuente abatimiento del frenesí?

En todo caso continuar una relación en la que se ama y se es fiel, pero no se siente amado acaba matando la ilusión y el entusiasmo.

La ausencia de las palabras adecuadas impediría que esa relación se afianzase y mantuviese el necesario deseo y confianza.

Conclusión: no hay garantías de nada en ninguna relación.

La mayoría de parejas se acaban por falta de amor u amor por otros, falta de pasión o pasión por otros, y falta de sentirse amado. De momento no se ha dado el caso en que una pareja se acabe por exceso de amor, pasión o demostraciones y palabras de afecto.

Mantenerse fiel a uno mismo facilita en gran medida alcanzar la felicidad en pareja o sin ella. Fidelidad a uno mismo en lo que respecta a quien amamos, con quien nos acostamos, en quien confiamos y como demostramos nuestro amor.

Amar, dejar fluir la pasión, confiar y expresar todo ello son las claves para que los candados que las promesas de amor eterno algún día se hicieron no se rompan y acaben vacías, como su reflejo fugaz en el mar.

Fotografía y texto de Sara de Miguel

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑