Tu ausencia

IMGP2508.jpg

Él me habla de ti,

de cuando estabas vivo:

me habla de tus bromas,

de tus palabras inventadas,

de tus locuras,

de tus gestos,

y de tu sonrisa torcida.

Me habla de tu ausencia

en sus miradas perdidas,

en sus interminables silencios

en su tristeza amarga,

en las lágrimas que se guarda,

y en la ira que le atenaza,

por tu vida truncada.

Y te siento…

Te siento dentro en cada recuerdo

que ahora también es mío,

en cada vacío que nos rodea

y que no hay palabras

en ningún idioma

que pueda describirlo.

Lamento con un dolor inmenso

no haberte conocido,

porque así como él te ama,

sé certera que te hubiera amado

con la misma intensidad

que la añoranza demoledora

que tu ausencia todo lo embarga…


Poema de Sara de Miguel y fotografía de Tomeu Mir

En memoria de Miquel Mir.

Una reseña de “13 Almas” muy especial

BookCoverImage

Hoy he recibido un bonito regalo. Se trata de una reseña muy especial, escrita con cariño y una buena dosis de emoción.

La podéis encontrar en cotorraslectoras.blogspot.com.es, un blog sobre literatura interesante y serio.

Por mi parte agradecer a Nora la fuerza que me transmite con sus palabras y la ilusión que me genera saber que hay personas sensibles a mis experiencias, capaces de sentirlas y compartirlas con tanto entusiasmo. Ciertamente, me has dejado impresionada. ¡GRACIAS!

¡Un saludo y buen fin de semana!

Sara

No te pido nada

arcoiris.jpg

No quiero que seas
la princesa de mis sueños,
te prefiero mujer imperfecta
en todos mis ocasos.


No te necesito vestida de gala,
te adoro desnuda en mi cama,
despeinada,
con los ojos entreabiertos
y las mejillas sonrosadas.


No deseo que me digas que me quieres,
sólo ansío susurrarte al oído
mil poemas escritos de suspiros
mientras me enredo entre tus rizos.


No pretendo conquistar ningún reino,
si mi mayor tesoro es morar
en cada efímero latido de tu pecho.


No me importa tu pasado,
porque voy a besar
cada una de tus cicatrices
hasta que olvides
que alguna vez te hicieron daño.


No te pido todo tu presente,
no te pido tu futuro, 
no te pido nada
porque tengo la eternidad
para admirar
el brillo incandescente de tu sonrisa,
contar cada uno de tus lunares
y ver en tu mirada el reflejo del suspiro de mi boca cuando te miro.

No te pido nada,
sólo quiero regalarte todo este amor
que me desborda y embarga.
Voy amarte, amor,
sin miedos, sin problemas, sin ego.
Voy a amarte, amor,
como nunca nadie te ha amado.

Poema de Sara de Miguel y fotografía de Tomeu Mir.

¡Feliz semana!

Estar enfermo

cielo.jpg

Estar enfermo no es  lo mismo que enfermar. No es algo momentáneo, como un resfriado, que viene y se va. Es un estado continuo que te cambia y te obliga a enfrentarte en cada momento a una situación desconocida, a la incertidumbre de qué te espera al llegar un nuevo día. Te arrebata la energía física como un vendaval, te aleja de tu trabajo, de tus amistades, a veces incluso de tu familia. Te deja sin aliento, te merma las creencias y las ilusiones. Absorbe tus esperanzas y las transforma en miedo. Y en ese doloroso trance debes imponerte unos objetivos, trazar un plan, seguir adelante y disfrutar de cada pequeño hálito de felicidad que te ofrecen los pequeños placeres de la vida: una sonrisa, un abrazo, un beso, un trozo de bizcocho, una llamada inesperada, un paseo, un atardecer, el olor del salitre del mar, la hierba en los pies, el rasgar unas cuerdas de guitarra, unas páginas llenas de palabras enarboladas, y un montón de cosas más, que cuando estás sano no valen apenas nada, y cuando estás enfermo valen todo un mundo.

Cada día muchas personas afrontan el reto de convivir con su enfermedad. De no dejarse atrapar por el vendaval de la desesperación y la desesperanza. De seguir adelante con los pies en la tierra, la mirada alta y los anhelos de salud como bandera. Para todos ellos mi  más sincero respeto y apoyo, y  mi experiencia hecha poema:

Me siento sola.

Encerrada entre cuatro paredes

esperando una solución que no llega.

Atrapada en un cuerpo demasiado imperfecto

para afrontar la vida que me espera tras la puerta.

Me refugio en los libros,

en la música,

en las palabras que escribo.

Pero nada hace desparecer el dolor

ni las noches en vela

ni los monstruos a los que me enfrento.

Me consuelo en la sonrisa infinita de mis hijos,

en el amor incondicional de mi guerrero de las sombras,

en mi familia y mis amigos.

Me hacen sentirme fuerte,

seguir luchando

y no perder la esperanza.

Nunca voy a perder la esperanza.

Nunca.

Creo

DSC_0803.JPG

Todavía creo en la sonrisa inocente de los niños,

todavía creo en la sabiduría de la naturaleza,

todavía creo en el hermoso perfume de las flores,

todavía creo en los juegos infantiles.

Todavía creo en la inconmensurable bondad humana,

todavía creo en la calidez de los abrazos,

todavía creo en el dulce sabor de un beso,

todavía creo en la fuerza de una suave caricia.

Todavía creo en las buenas personas,

todavía creo en un gesto amable,

todavía creo en la sabiduría de los ancianos,

todavía creo en el hogar y en la familia.

Todavía creo en la amistad,

todavía creo en la magia,

todavía creo en en el amor,

todavía creo en la poesía.

Fotografía y texto de Sara de Miguel.

¡Feliz martes!

Precipio

precipio.jpg

Y entonces regresa como cada año la fecha señalada en el calendario.

Vuelve cual tormenta, o tormento, a recordarte que ya no está a tu lado.

Te envuelve poco a poco en las neblinas de su ausencia

te rompe de nuevo en mil pedazos y pierdes la cordura.

Una mano apresa tu corazón herido, destroza tu alma

y no hay palabras para describir la angustia que te atenaza.

Caminas cual etéreo fantasma en un mundo que ya no es el tuyo

recordando cada momento, con recuerdos desdibujados por el tiempo.

Deseas más que nada recuperar su esencia, su olor, su tacto.

Y nada, absolutamente nada, puede aliviar tu tristeza

curar la sangría de pesar, ira e incomprensión por su pérdida.

El nudo complejo de tu pecho te sustrae de tus rutinas

te convierte en su presa, te atrapa en sus redes invisibles e infinitas

te retrae a aquel tenebroso día en que cualquier amanecer se convirtió en tinieblas.

Atrapado en un búnker en medio de la nada,

a kilómetros de distancia de todas las personas que te rodean

porque nadie, ni en su más ilimitada misericordia, puede aliviar semejante tortura.

Y entonces llega el ocaso, y con él se desvanecen los números que te afligen

pero nunca volverá a ser el mismo, ni aunque quisieras.

Y cada día te asomarás al precipicio para mirar a los ojos con auténtico quebranto

a la muerte que se llevo a tu persona amada.

 

Dedicado a todas las personas que han perdido a una persona importante, irremplazable e inolvidable.

Fotografía y texto de Sara de Miguel.

 

Las letras de todos mis poemas

flor.jpg

Eres la luz de cada ocaso,

el aroma de todas las flores,

la sonrisa inocente de los niños,

la melodía que hace vibrar el cuerpo,

el brote colorido que nace de la naturaleza muerta,

los rayos que iluminan los senderos perdidos,

la inspiración de todas las canciones,

los latidos acelerados del corazón,

el sentido de la vida,

y las letras de todos mis poemas.

Fotografía de Tomeu Mir y poema de Sara de Miguel

¡Feliz jueves!

Prometo

mano

Prometo no faltarte nunca.

No desfallecer.

No dejar de luchar por tus sueños.

Prometo quererte,

amarte,

como nadie lo hará jamás.

Prometo enseñarte

y perdonarte

al errar.

Prometo serlo todo

prometo no ser nada

Prometo ser

tu apoyo siempre

y un regazo

sempiterno

en tu camino

al andar.

Odiarte así

odiarte.jpg

Odiarte así,

tanto y tan dolorosamente

que ya no me caben

remiendos en las heridas.

Me despedazo

cual muñeco de trapo

por no abrirme en canal

y sangrar por las venas

los gritos ahogados en lágrimas

o las súplicas ante tus ausencias.

Odiarte así

porque el sufrimiento

supera cualquier recuerdo bonito.

Porque ya no puedo soportar

los miedos ni las mentiras.

Qué triste odiarte así,

tan intensamente,

después de tanto esfuerzo

y tantas penas,

después de tanto tiempo perdido.

Odiarte así

porque ya no puedo amarte

de ninguna manera.

Ojalá la vida te trate bien

que a mí ya no me quedan fuerzas

ni esperanzas.

Ya no me queda afecto

que tú, pequeña traidora,

no hayas consumido

en esta pesarosa condena.

Odiarte así

y dejar morir

todo el amor vivido.

¡Feliz jueves!

Fotografía y poema de Sara de Miguel

Si supiera…

ggm.jpg

“Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, aprovecharía ese tiempo lo más que pudiera. Posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.
Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.
Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.
Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen.
Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo, sino mi alma.
A los hombres les probaría cuan equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.
A un niño le daría alas, pero le dejaría que el solo aprendiese a volar.
A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido.
Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres… He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.
He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre.
He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse.
Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero realmente de mucho no habrá de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo.
Trata de decir siempre lo que sientes y haz siempre lo que piensas en lo más profundo de tu corazón.
Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente y rezaría al Señor para poder ser el guardián de tu alma.
Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo, te diría “Te Quiero” y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes.
Siempre hay un mañana y la vida nos da siempre otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré.
El mañana no lo está asegurado a nadie, joven o viejo. Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas. Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que si mañana nunca llega, seguramente lamentaras el día que no tomaste tiempo para una sonrisa, un abrazo un beso y que estuviste muy ocupado para concederles un último deseo.
Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles, “lo siento” “perdóname”, “por favor”, “gracias” y todas las palabras de amor que conoces.
Nadie te recordará por tus nobles pensamientos secretos. Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlos.
Finalmente, demuestra a tus amigos y seres queridos cuanto te importan”.

 

Palabras para la reflexión y el cambio desde el lecho de muerte del gran pensador Gabriel García Márquez. Conocido familiarmente como Gabo, desde su experiencia como periodista inició su andanza como escritor creando un estilo propio, realista y espontáneo, de una sinceridad abrumadora, que le mereció el Premio Nobel de Literatura.

Todas sus obras son una recomendación literaria, sin excepción, todas sus palabras merecen ser leídas con atención y cariño.

Fotografía de Sara de Miguel.

¡Feliz martes!

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑