No te pido nada

arcoiris.jpg

No quiero que seas
la princesa de mis sueños,
te prefiero mujer imperfecta
en todos mis ocasos.


No te necesito vestida de gala,
te adoro desnuda en mi cama,
despeinada,
con los ojos entreabiertos
y las mejillas sonrosadas.


No deseo que me digas que me quieres,
sólo ansío susurrarte al oído
mil poemas escritos de suspiros
mientras me enredo entre tus rizos.


No pretendo conquistar ningún reino,
si mi mayor tesoro es morar
en cada efímero latido de tu pecho.


No me importa tu pasado,
porque voy a besar
cada una de tus cicatrices
hasta que olvides
que alguna vez te hicieron daño.


No te pido todo tu presente,
no te pido tu futuro, 
no te pido nada
porque tengo la eternidad
para admirar
el brillo incandescente de tu sonrisa,
contar cada uno de tus lunares
y ver en tu mirada el reflejo del suspiro de mi boca cuando te miro.

No te pido nada,
sólo quiero regalarte todo este amor
que me desborda y embarga.
Voy amarte, amor,
sin miedos, sin problemas, sin ego.
Voy a amarte, amor,
como nunca nadie te ha amado.

Poema de Sara de Miguel y fotografía de Tomeu Mir.

¡Feliz semana!

Creo

DSC_0803.JPG

Todavía creo en la sonrisa inocente de los niños,

todavía creo en la sabiduría de la naturaleza,

todavía creo en el hermoso perfume de las flores,

todavía creo en los juegos infantiles.

Todavía creo en la inconmensurable bondad humana,

todavía creo en la calidez de los abrazos,

todavía creo en el dulce sabor de un beso,

todavía creo en la fuerza de una suave caricia.

Todavía creo en las buenas personas,

todavía creo en un gesto amable,

todavía creo en la sabiduría de los ancianos,

todavía creo en el hogar y en la familia.

Todavía creo en la amistad,

todavía creo en la magia,

todavía creo en en el amor,

todavía creo en la poesía.

Fotografía y texto de Sara de Miguel.

¡Feliz martes!

La vie en rose

“Unos ojos que hacen que los míos se bajen,
una sonrisa que se pierde en su boca,
este es el retrato sin retoque
del hombre al que pertenezco.
Cuando él me toma en sus brazos,
me habla en bajo,
yo veo la vida en rosa.
Me recita palabras de amor,
palabras de cada día,
y me hace sentir algo.
Él entró en mi corazón,
una parte de felicidad
de la que conozco la causa.
Es él por mí, yo por él, en la vida,
él me lo dijo, lo ha jurado para siempre.
Y, desde que lo aprecio,
entonces siento en mí
mi corazón latiendo.
Unas noches de amor interminables,
una gran felicidad que coge sitio,
los problemas, las tristezas se borran.
Felices, felices a morir.
Cuando él me toma en sus brazos,
me habla en bajo,
yo veo la vida en rosa.
Me recita palabras de amor,
palabras de cada día,
y me hace sentir algo.
Él entró en mi corazón,
una parte de felicidad
de la que conozco la causa.
Es él por mi, yo por él, en la vida,
él me lo dijo, lo ha jurado para siempre.
Y, desde que lo aprecio,
entonces siento en mí
mi corazón latiendo.”
Extraordinaria interpretación del gran Louis Amstrong de la original canción de la también extraordinaria cantante Édith Piaf. La melodía te envuelve como una suave piel de terciopelo y la letra expresa el amor más intenso y poético.
¡Feliz martes y os deseo una hermosa vida en rosa!

Las letras de todos mis poemas

flor.jpg

Eres la luz de cada ocaso,

el aroma de todas las flores,

la sonrisa inocente de los niños,

la melodía que hace vibrar el cuerpo,

el brote colorido que nace de la naturaleza muerta,

los rayos que iluminan los senderos perdidos,

la inspiración de todas las canciones,

los latidos acelerados del corazón,

el sentido de la vida,

y las letras de todos mis poemas.

Fotografía de Tomeu Mir y poema de Sara de Miguel

¡Feliz jueves!

Prometo

mano

Prometo no faltarte nunca.

No desfallecer.

No dejar de luchar por tus sueños.

Prometo quererte,

amarte,

como nadie lo hará jamás.

Prometo enseñarte

y perdonarte

al errar.

Prometo serlo todo

prometo no ser nada

Prometo ser

tu apoyo siempre

y un regazo

sempiterno

en tu camino

al andar.

Si supiera…

ggm.jpg

“Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, aprovecharía ese tiempo lo más que pudiera. Posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.
Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.
Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.
Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen.
Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo, sino mi alma.
A los hombres les probaría cuan equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.
A un niño le daría alas, pero le dejaría que el solo aprendiese a volar.
A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido.
Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres… He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.
He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre.
He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse.
Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero realmente de mucho no habrá de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo.
Trata de decir siempre lo que sientes y haz siempre lo que piensas en lo más profundo de tu corazón.
Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente y rezaría al Señor para poder ser el guardián de tu alma.
Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo, te diría “Te Quiero” y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes.
Siempre hay un mañana y la vida nos da siempre otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré.
El mañana no lo está asegurado a nadie, joven o viejo. Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas. Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que si mañana nunca llega, seguramente lamentaras el día que no tomaste tiempo para una sonrisa, un abrazo un beso y que estuviste muy ocupado para concederles un último deseo.
Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles, “lo siento” “perdóname”, “por favor”, “gracias” y todas las palabras de amor que conoces.
Nadie te recordará por tus nobles pensamientos secretos. Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlos.
Finalmente, demuestra a tus amigos y seres queridos cuanto te importan”.

 

Palabras para la reflexión y el cambio desde el lecho de muerte del gran pensador Gabriel García Márquez. Conocido familiarmente como Gabo, desde su experiencia como periodista inició su andanza como escritor creando un estilo propio, realista y espontáneo, de una sinceridad abrumadora, que le mereció el Premio Nobel de Literatura.

Todas sus obras son una recomendación literaria, sin excepción, todas sus palabras merecen ser leídas con atención y cariño.

Fotografía de Sara de Miguel.

¡Feliz martes!

Tú me salvaste

 

“Cuando el sol se volvió gris

tú me salvaste en mi hora más oscura,

viniste y te quedaste a mi lado,

me diste toda tu fuerza y tu poder.”

Canción imprescindible al estilo de las clásicas baladas de rock de la mano de The winery dogs. Se trata de un grupo estadounidense de reciente formación que sorprende por su hard rock & blues versátil y dinámico. Esta canción simplemente me emociona: admiro los ángeles de la guarda (que existen y nos salvan más de una vez en nuestros momentos más oscuros), y admiro a quienes les dedican su arte: en este caso una hermosa melodía.

¡Feliz semana!

Sara

“Personas hogar”

IMG_5609.JPG“Personas hogar” son aquellas que nos cobijan como un árbol.

Nos dan luz cuando nos perdemos en la oscuridad de la tristeza.

Nos dan aire cuando la angustia de la vida nos abruma.

Son nuestro apoyo cuando necesitamos consuelo.

Nos hacen sonreír  cuando afloran las lágrimas.

Se muestran fuertes para ayudarnos a superar nuestros miedos.

Nos cobijan cuando se presentan adversidades.

Nos acompañan en el camino y echan raíces junto a nosotros

para que nunca estemos solos.

Fotografía y texto de Sara de Miguel.

Dedicado a todas mis “personas hogar”.

Rastrera

rastrera1.jpg

Hermosas palabras extraídas del último libro de Julia Santibáñez, ávida escritora, ejecutiva editorial y bloguera de éxito.

En “Ser Azar” encontramos poemas dedicados a la vida, el amor y la muerte. Sus estrofas son elegantes y su estilo aforístico deleita con interesantes juegos de palabras.

El único inconveniente es que te deja con ganas de más.

Mi enhorabuena a la autora.

¡Un saludo y feliz martes!

Sara

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑