Bisturí III: un ejemplo

   Para que entiendas para qué sirven los ejercicios propuestos la semana anterior te pondré un ejemplo. Estando trabajando como psicóloga en un centro de salud mental me remitieron a Roberto, un hombre de unos sesenta años, por síntomas ansiosos y depresivos. Realicé a Roberto una evaluación y un análisis funcional de conducta y le transmití el resultado: no padecía ningún trastorno. Eso pareció afectarle mucho, porque esperaba que sus momentos de tristeza o de angustia tuvieran una causa clara para ponerse a tratamiento (me pidió específicamente que le mandara al psiquiatra a que le recetara “lo que sea” para estar mejor). Entonces le expliqué, mientras él me miraba con escepticismo, que el hecho de que no hubiera un trastorno o un diagnóstico no significaba que no hubiera un problema en su vida cotidiana que tuviera que solucionar. Ese problema era su manera de comunicarse: era un hombretón de pueblo, grande y rudo, que hablaba a gritos, frunciendo el ceño y enseñando los dientes constantemente. Eso había provocado multitud de problemas en sus relaciones familiares, sociales y laborales, que le llevaron a sentir y expresar inseguridad, ira y enfado casi cada día. Finalmente, como pescadilla que se muerde la cola, cuanto más se enfadaba y creaba discusiones y malestar, peor se sentía, más triste, angustiado y enfadado. Y cuanto más enfado, angustia y tristeza, más malestar creaba a su alrededor.

   Cuando le expliqué mi valoración profesional se enfadó conmigo y me dijo literalmente “Eso es una chorrada, a mí me pasa algo grave y necesito que me pongas que tengo algo para que me mediquen”. Y se fue de la consulta dando un portazo.

   Volvió unas semanas más tarde, desesperado porque su mujer le había pedido el divorcio, y su jefe le había amenazado con despedirle si no cesaban los conflictos con sus compañeros. Esta vez me escuchó con más atención.

   Le expliqué que es normal sentir rechazo cuando buscamos una causa a nuestros problemas y nos dicen que la causa son nuestras propias conductas. Normalmente preferimos que nos digan que tenemos “esto o aquello”, que son enfermedades y nos sirven para justificar prácticamente todo.

   También le expliqué que también es normal que pidamos una “pastilla mágica” para que se solucionen todos nuestros problemas. Lo cierto es que hay casos en los que los fármacos son de gran ayuda, y casos en los que son imprescindibles. Sin embargo en muchos problemas cotidianos basta con ser conscientes de que tenemos un problema, buscar ayuda profesional y realizar los cambios necesarios para que el problema desaparezca o se minimice.

   Para Roberto el proceso terapéutico pasaba por aprender a observarse, hacer los ejercicios que antes te he propuesto, y llevar un registro de conflictos diarios (fecha, hora, personas implicadas, su conducta y las consecuencias).

   Cuando volvió tras tres semanas de autoobservación y registro, me dijo “¡Joder! ¡Parece que estoy enfadado con todo el mundo todo el día! Normal que tenga problemas con la gente”. Por primera vez se había visto en un espejo tal como le veían los demás. Por primera vez se había escuchado como le escuchaban los demás. Y estaba dispuesto a admitir que tenía un problema y tenía que cambiar.

   Todos deberíamos estar dispuestos a admitir que no nos conocemos porque ni siquiera nos “miramos” ni nos “escuchamos”. Y admitir que tampoco conocemos a los demás, ya que normalmente nos limitamos a ver y oír cuando deberíamos MIRAR y ESCUCHAR, que no es lo mismo. El cambio está en la actitud de responsabilidad en el proceso. Si veo y oigo, soy un agente pasivo de lo que está sucediendo. Si, por contra, miro y escucho, soy parte activa del proceso, formo parte del mismo y, por lo tanto, soy parte responsable. Puedo pensar acerca del propio proceso, puedo observarlo, y puedo tomar decisiones conscientes y cambiarlo.

¡Feliz semana y ánimo con los ejercicios!

Sara

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s