Microscopio III: la distancia

Ahora vamos a un tema que me encanta y es muy fácil de ilustrar: la DISTANCIA. ¿Has ido alguna vez en un transporte público abarrotado? Es horroroso sentirse “atrapado” entre un montón de personas, sobretodo si son desconocidas. No sé si hay niños en tu entorno, pero en el caso de que los haya, ¿alguna vez te han hecho un “montón” tirándose encima tuya? Si lo piensas fríamente es mucho más invasivo que se te tiren encima, que estar de pie junto a otras personas, pero lo vivimos con una sensación completamente diferente. Esto es así porque la distancia adecuada en cada situación viene determinada por nuestro espacio personal. Aunque no lo podamos ver, nuestro espacio personal existe. Es como una burbuja que nos envuelve y se hace más grande o más pequeña, y la modificamos según la o las personas que nos rodean y la situación en la que nos encontramos. Por ejemplo, en el transporte público nos sentimos invadidos porque personas ajenas a nosotros ocupan parte de nuestra burbuja, pero cuando un ser querido nos abraza, no hay esta percepción de invasión, nos parece natural. Porque le cedemos voluntariamente el espacio de nuestra burbuja.

Es importante recalcar que el espacio personal, las distancias, y la mayoría de conceptos comunicativos, son culturales. En este caso se pueden apreciar diferencias abrumadoras en función del origen de la persona. Te pondré algunos ejemplos. Las personas de origen oriental o nórdico mantienen unas distancias mucho más amplias que las personas de origen mediterráneo o del sudamericano, así como el contacto físico es mucho menor en las primeras que en las segundas.

También, como ya he mencionado, está muy relacionado con la situación y la persona con la que nos encontramos. No se mantiene la misma distancia con el jefe o jefa, que con la pareja o con las amistades. De hecho, imagina que tu jefe o jefa se pone a hablarte a la misma distancia que lo haría tu pareja, un hijo o una hija, o una amistad muy cercana. Seguro que te generaría muchísima incomodidad. O imagina que tus familiares más cercanos te hablaran de cosas íntimas o cotidianas a más de un metro de distancia, que sería la adecuada en una relación laboral. También te resultaría extraño o incómodo.

Para conocer mejor los espacios personales y las distancias te propongo un pequeño ejercicio. La próxima conversación que mantengas con una persona que no sea de tu entorno cercano, ve aproximándote poco a poco, de una manera sutil y lenta, a esa persona mientras hablas. Comprobarás que a medida que tú avanzas, la persona retrocede. Esto sucede porque percibe que invades su espacio personal y que la distancia que estás manteniendo no es adecuada (ten cuidado de no aproximarte demasiado, a ver si te vas a buscar un problema). En el caso de duda sobre qué distancia mantener con cualquier persona, un pequeño truco consiste en realizar pequeñas y sutiles aproximaciones, y al primer movimiento de retroceso de esa persona, identificar que te está marcando su espacio personal, esto es, hasta donde llega su burbuja en la comunicación contigo y donde ya no debes pasar.

¡Feliz lunes y ánimo con la semana!

Sara

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s